La garra escrita

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La garra escrita

Mensaje por Jahkaangdha el Vie Jun 30, 2017 3:54 pm

fecha . . .
Me desperté como cualquier otro día en la corte de la reina Deanna I. Algo raro había pasado, todo era igual que el día anterior,  pero me sentía de alguna forma distinto a antes. Sobre mi escritorio había un paquete bastante extraño. Sobre este, una moneda con una marca de una fogata.

No recuerdo haber bebido o haber utilizado algún hongo del bosque la noche anterior, como para olvidar haber dejado o visto todo esto al entrar- me dije a mi mismo.

Al abrirlo las dudas no hicieron más que crecer. En su interior había libros de Ahlissa. Su naturaleza, nobleza y mapas.  Todo escrito con la letra inconfundible de un gnomo, que por conocer muchos idiomas, tiende a escribir en muchos de estos sin darse cuenta, ósea yo mismo.
Como si fuera poco había manuscritos sobre plantas extrañas, locura y dibujos de un hombre ciego o por lo menos con unos ojos muy pequeños. Había artefactos extraños y a la vez familiares.

Me da vuelta la cabeza, siento un dolor agudo y al mismo tiempo me comienza a sangrar la nariz.

Camino a la sala principal me encuentro a un viejo amigo, un bardo del gremio de la garra, Raizzu el rojo. Este bardo de pelos rojos ha estado enseñándome a tocar instrumentos y a componer música. Por ahora le he conseguido que toque en el palacio y de vez en cuando hacemos espectáculos juntos para variar la rutina de este castillo.

Ya he logrado tocar música y cantar frente a la nobleza de la corte, a pesar de esto creo que la oratoria es mi gran fuerte. Contar historias de grandes hazañas o hacer reír a su alteza ha sido una gran experiencia.  Mi historia favorita es la gran hazaña de Caldia. Su majestad, Deanna Argaven, es una inspiración. No coincido en su devoción a Hextor, pero si la contemplo a ella. Se podría decir que por ella, solo por ella, puedo entender el sacrificio de los soldados de Torgobia.

Ella es  catalogada como una mujer fría, cruel e intrépida. Más que solo eso ella es quien da vida a esta corte. Dentro de su persona, está un alma muy inteligente, carismática y cautivadora. Hay quienes le temen, yo a pesar de todo lo distinto que soy y pienso, la respeto, la idolatro y admiro.

Al conocerla ya por más de 30 años, sé que puedo ser franco con ella, eso no quiere decir que frente a ella pierda el respeto, ella es quien más se lo merece. Su guerra establecida contra Ahlissa no me agrada, pero no es algo a lo que deba poner atención ya que mi lugar está aquí.

Fecha- - -
Esta guerra de los mellizos me llama mucho la atención. Tan similares los naciones y tan distintas. Toda la información que tengo en mis manos no es más que simple literatura conocida. He encontrado algunos libros con información parecida en la biblioteca del castillo. Aproveche de estudiar la historia de las naciones y el antiguo imperio que alguna vez fue dominador de estas tierras.
Siento el deseo de viajar a ver la guerra más de cerca. Siento que debo conocer la guerra, la otra nación, las diferencias y el porqué de este conflicto.

Es verdad deseo viajar, ya van 2 semanas desde que encontré esos libros. La moneda fue forjada en Ahlissa según un forjador del barrio metalúrgico de Limelin. Quien o quienes representan a esta fogata es desconocido, tanto como el gremio de la garra.

En estas dos semanas han pasado muchas cosas. Perdí el monóculo que me heredo mi padre. Por ahora el no lo sabe. Los integrantes del gremio están pensando en viajar por un tiempo, para expandir la filosofía, buscar respuestas e integrantes, recopilar información es  una de las tareas  que se han establecido los distintos grupos. Jebu y otros viajaran al occidente a conocer a Kunfao y otros prometedores filósofos. Solo han hablado con ellos por medio de mensajes, cartas y artilugios mágicos. Creen que es la hora de sentarse a conversar en persona.
Mis actuaciones han mejorado, incluso he logrado despertar la magia gracias a Raizzu. Ya puedo tocar grandes melodías y hasta he logrado que su majestad saque una pequeña sonrisa.

He decidido preguntarle hoy si es que me autoriza a viajar, conocer parte del mundo fuera de Torgovia.

En la corte, no puedo más de nervios. La sola mirada de la reina me desarma, ni la mirada puedo mantener por la vergüenza de la pregunta que quiero hacer. Ella sabe que algo quiero pedir, siempre sabe lo que uno piensa antes de que uno se lo imagine. Anticipa los movimientos y las acciones de sus cercanos con la misma efectividad y certeza que como analiza las batallas y a sus enemigos.

Noto que la cantidad de personas que están en la sala real hoy son menos de lo que acostumbran. Puede que ella, planeara esto para interrogarme sin interrupciones. No puedo ni siquiera mantener el ritmo de mi canción de recepción para la reina.

Sabe lo que voy a decir, lo sé por su mirada. Antes de ni siquiera hablar me hace una pregunta certera. ¿Por qué?
No se cómo contestar tan solo esa simple pregunta.  Comienza a dialogar con ella y de a poco puedo expresar mis deseos de conocer el mundo. De entrenar  mis capacidades como bardo y de poder mejorar para ser digno de su corte. Le explico que puedo superar mis capacidades pero que debo dejar el cómodo regazo de su protección y conocer la vida más simple y con menos lujos.
Ella conoce mis creencias y filosofías, nunca he contradicho las suyas y siempre he sido leal a ella, no a su reino, no a su dios, no a este país, sino que a ella.

Deanna pide a todos retirarse de la sala. Solo quedan los miembros de su círculo más cercano. Después de un discurso y oratoria, como solo ella es capaz de realizar.  Me explica los riesgos de mi viaje, para la corte de torgovia. Sabe que no sé nada de importancia, nada que no sepan tantos otros que han visitado este país, que han leído un libro o han tenido el placer de su presencia.

Sorpresivamente me permite viajar. En calidad de expulsado de su corte y del reino. Persona sin ningún privilegio a los ojos de todos, todos menos los presentes. Me impone como destino Ahlissa. No se si sabe de los libros que recibí, estoy contento por el destino pero no entiendo cómo pudo saber y leerme como un libro.

Antes de retirarme tomo fuerzas y pido poder cantar para ella por última vez en un tiempo. Tomo fuerzas, inspiro y comienzo a cantar y tocar como nunca lo he hecho. La letra, inspirada en ella, debo cambiarla al salir de este reino. Nada que me ligue a torgovia o su corte puede salir conmigo. Voy con mis herramientas y posesiones más comunes. Ni monedas ni armas ni nada que denote mis orígenes.
Hay un bosque que no tiene nombre en la frontera sur este del reino. Muchos lo llaman el “bosque verde” por su simpleza y por la falta de llamativo. Ese será mi punto de inicio, mi origen.

Debo volver  pero antes debo crecer, mejorar y conocer. Tal bondad no es usual en la reina, puede ser parte de algún plan mayor, puede ser parte de sus caprichos. Lo importante es que puedo ver el mundo fuera de los libros y las canciones.
avatar
Jahkaangdha

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 19/05/2017
Localización : Tau landia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.